Aunque es muy pronto para celebrar, un grupo de científicos chinos pertenecientes a Sinovac Biotech, obtuvieron buenos resultados de una vacuna contra el coronavirus que probaron en macacos Rhesus, así lo informó la compañía a través de una publicación en el servidor de pre-impresión bioRxiv, el pasado 19 de abril.

El tratamiento experimental se aplicó a ocho monos de la misma especie desde el 16 de abril, y una semana más tarde, notaron que ninguno de ellos desarrolló síntomas graves del Covid-19.

El método empleado por los científicos chinos

El método que han empleado los científicos chinos para proteger a los sujetos de prueba contra los efectos del Covid-19, es insertar un virus inactivo.

En otras palabras, destruyen el patógeno utilizando químicos y luego se lo introducen a los animales para que su sistema inmunológico desarrolle defensas efectivas.

No obstante, los fragmentos del virus que se suministran son únicamente los que pierden la capacidad de generar infecciones, propiciando la producción de anticuerpos.

A pesar de ser un método antiguo, los macacos vacunados solo evidenciaron “infecciones moderadas” al entrar en contacto directo con el SARS-CoV-2.

Vale resaltar que los profesionales suministraron un par de dosis distintas del mencionado virus, a cada mitad del grupo de animales tras recibir el tratamiento.

Controversia: los aspectos preocupantes del estudio

Según una nota del portal web sciencemag, el estudio de Sinovac también tiene aspectos preocupantes que han generado un poco de controversia.

En este sentido, Douglas Reed, un científico de la Universidad de Pittsburgh, indicó que el grupo de animales fue muy pequeño para determinar resultados precisos.

Otra de las consideraciones que alertan a la ciencia, es que la especie de monos no desarrolla los síntomas más peligrosos del coronavirus.

Por ello, las pruebas en humanos todavía deben esperar, ya que primero es necesario descartar las posibilidades de efectos secundarios más problemáticos aún.