El Magnificat, también conocido como cántico de la magnífica (Lucas 1:46-55) es la respuesta de la Virgen María al saludo de Isabel, glorificando a Dios y agradeciéndole por haberla elegido para dar a luz a su Hijo. Se usa en las Vísperas, la oración vespertina de la Liturgia de las Horas yas oraciones diarias de la Iglesia Católica. Pero también podemos incorporarlo en nuestra oración vespertina, también. La Anunciación y la Visitación nos dieron otra famosa oración mariana, el Ave María. Recomendamos: ¿Por qué es poderosa?

El cántico de la Magnífica

El título, «Magnificat», viene de la primera palabra de la versión latina («magnificat» se traduce al español como «magnífica») Y, aunque es más comúnmente cantada o recitada en las iglesias litúrgicas, también ha sido rezada en privado por los cristianos a través de los siglos y en todo el mundo.

Tenemos muchas razones para dar la debida consideración y reflexión orante al cántico de la Magnífica. Es el discurso más largo registrado de María en la Revelación Divina. Muchas son las historias escritas que cuentan sobre el corazón de María como se muestra en esa hermosa oración. Ciertamente inspirada, fue pronunciada por la propia María cuando llevaba al Divino Niño en su vientre.

Es el acto perfecto de humildad y de profunda adoración humilde. Es parte de la liturgia de la Iglesia y lo ha sido desde los primeros siglos. Ha sido recitada o cantada diariamente por antiguos monjes y ermitaños y otros religiosos que se han consagrado a Dios. Es, en efecto, la oración de las almas consagradas y de todos los devotos de María.

Importancia

El cántico de la Magnífica es una oración maravillosamente apropiada para rezar durante el Adviento, por supuesto, mientras anticipamos la celebración del nacimiento de Jesús, cuando todas las cosas por las que María se regocijó se cumplieron en la Natividad.

También es una oración hermosa y convincente para rezar por ti mismo o por tus seres queridos, especialmente si adaptas las palabras a tu propia situación personal.

Esa, por supuesto, es sólo una forma de rezar el Magnificat. Tanto si lo rezas sólo con las palabras tal y como están registradas en la Biblia como si adaptas la redacción para que se ajuste a tus circunstancias actuales, es una oración poderosa, y una que puede contribuir enormemente a tu celebración de navidad cada año.