Con un denso sabor a nuez, la harina de espelta es un sustituto de la harina de trigo en una serie de recetas. A pesar de que está estrechamente relacionada con las variedades de trigo más comunes, como el trigo rojo duro, las personas con alergias al trigo a menudo toleran la espelta, lo que la convierte en una adición valiosa para una cocina sin trigo.

Las propiedades de la espelta ofrecen una gama de beneficios nutricionales gracias a su impresionante contenido de minerales y vitaminas.

Las propiedades de la espelta

Con respecto a los valores de las propiedades de la espelta, una porción de un cuarto de taza de harina de espelta integral contiene 101 calorías. También posee  4.3 gramos de proteína, que ayuda al mantenimiento de los tejidos, así como de 21 gramos de carbohidratos, que alimentan sus células y tejidos.

Cada porción de harina de espelta también contiene 3.2 gramos de fibra dietética, aproximadamente el 12% de la recomendación de ingesta diaria de fibra para las mujeres y el 8 % para los hombres, según el Instituto de Medicina.

La fibra ayuda a promover la salud digestiva y también reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Hierro y magnesio

La harina de espelta contiene hierro y magnesio, dos minerales esenciales. El magnesio contribuye a la salud del tejido óseo, apoya la función muscular y cardíaca y activa las enzimas necesarias para la salud de los tejidos.

El hierro forma parte de los glóbulos rojos funcionales y ayuda a estas células a transportar el oxígeno a sus otros tejidos. Una porción de un cuarto de taza de harina de espelta contiene 1,3 miligramos de hierro, lo que equivale al 7% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 16% para los hombres, según el Instituto de Medicina.

La harina de espelta también ofrece 40 miligramos de magnesio por porción y proporciona el 10% de la ingesta diaria recomendada para los hombres y el 13% para las mujeres.

Manganeso y fósforo

Cocinar con harina de espelta puede ayudar a aumentar su consumo de fósforo y manganeso, gracias a las propiedades de la espelta, caracterizadas por ser ricas en minerales.

La importancia de estos dos minerales radica en que el manganeso es necesario para el funcionamiento saludable del cerebro, para regular los niveles de azúcar en la sangre y para ayudar en la producción de hormonas sexuales. Por su parte, el fósforo apoya el crecimiento de los tejidos y le permite a la persona producir las proteínas y el ADN necesarios para formar nuevas células.