Las procesionarias del roble: un problema a considerar

La procesionaria del roble está cubierta de pelos irritantes (urticantes) que pueden suponer un riesgo para la salud de los humanos y los animales. No es nativa de Gran Bretaña, pero se ha establecido en Londres y en algunas zonas circundantes desde que se encontró por primera vez en el suroeste de Londres en 2005.

Características de las orugas procesionarias del roble

Las orugas procesionarias del roble son de color marrón con una envergadura de 25-35mm y son similares en apariencia a varias otras especies de orugas que se encuentran en Europa.

Emergen de las pupas a mediados o finales del verano y sólo viven unos pocos días, durante los cuales se aparean y ponen sus huevos, generalmente en lo alto de los robles. La oruga pasa el invierno en forma de huevos. Los huevos eclosionan en primavera, entre marzo y finales de abril. Las orugas suelen alimentarse inicialmente en lo alto de los robles, y en esta etapa a menudo pasan desapercibidas.

A finales de la primavera y principios del verano las orugas procesionarias del roble se hacen más grandes (20-25 mm) y son de color oscuro cubiertas con muchos pelos blancos. En esta etapa se reconocen fácilmente ya que tienen el hábito distintivo de moverse en procesiones de la nariz a la cola, lo que le da a la especie su nombre.

Las orugas también construyen nidos de telaraña blanca en ramas de robles. En este momento las orugas pasan gran parte del día en los nidos saliendo en procesiones para alimentarse al amanecer y al atardecer.

Cuando los nidos y las procesiones de las orugas se hacen visibles, es en esta etapa que se han desarrollado los pelos irritantes (urticantes) que plantean el potencial de causar erupciones y problemas respiratorios en los seres humanos y los animales.

El problema

Las orugas procesionarias del roble pueden defoliar los robles, pero son los pelos irritantes (urticantes) los que pueden causar problemas de salud a los seres humanos y los animales.

La oruga es nativa del sur de Europa, pero recientemente se ha extendido más en el Norte de Europa. Apareció en el suroeste de Londres en 2005 y desde entonces se ha extendido en el oeste y suroeste de Londres. Por lo tanto, se considera una plaga que se debe de tener en consideración.