Las terapias con agua fría y sus beneficios para la salud

Las terapias con agua fría son una manera práctica y sencilla de tratar enfermedades cardiovasculares, fiebres internas, golpes, dolores musculares, hidrata el cabello, mejora nuestra circulación, entre muchas otras.

El agua gélida tiene la particularidad de anestesiar levemente el cuerpo, también de desinflamar los músculos, permite activar la mente y la circulación, en algunos casos, se usa para tratar problemas estomacales en forma de baños de asiento.

Según estudios nos informan que bañarse con agua fría incrementa la oxigenación del cuerpo y acelera el metabolismo, las personas que utilizan el agua fría son menos propensos a sufrir de problemas articulares y de estrés.

El agua fría y los órganos sexuales 

Un importante beneficio de usar el agua gélida es que mejora la libido sexual en el varón en cuestiones de calidad y cantidad de esperma, esto se debe a que la temperatura fría del agua estimula la secreción de testosterona, lo que mejora notablemente nuestra capacidad de respuesta sexual.

Bañarse con agua fría nos provee de seguridad, frescura y potencia energética para enfrentarnos a cualquier situación del día a día.

Baños de hielo

Este método terapéutico es utilizado por los deportistas de alto rendimiento para desinflamar los músculos que están en constante actividad evitando así las lesiones, también es una manera muy eficiente de recuperarse de los golpes y moretones. Al entrar el cuerpo en contacto con el agua así, se generan gran cantidad de impulsos eléctricos en nuestro cerebro, lo que reduce los niveles de depresión.