Nuestra galaxia, la Vía Láctea y todo lo relacionado con la conformación del universo que habitamos, son temas ampliamente complejos, repletos de misterios que la ciencia aún no ha podido descifrar.

En este sentido, una de las más grandes interrogantes radica en cómo se formó nuestra galaxia. Si bien actualmente existen muchas teorías al respecto, todavía no ha sido posible llegar a un consenso científico que defina finalmente cómo pudo formarse.

Sin embargo, un reciente estudio que ha dado excelentes resultados podría ser el ingrediente que faltaba para llegar al tan ansiado consenso científico sobre la forma que se creó el universo.

La forma en que se creó nuestra galaxia

Antes de abordar este tema y lo relacionado con los nuevos datos científicos que han sido recabados, es ampliamente recomendable tener nociones básicas sobre cómo se formó el universo. De forma que resulte fácil de digerir lo trascendentales que resultan los datos del nuevo estudio.

El estudio

Mediante un método de investigación cimentado en lo que se conoce como “ingeniería inversa” un grupo de científicos se encargó a analizar el movimiento de los astros en nuestra galaxia. El objetivo fue determinar de qué manera estos tuvieron que unirse para dar pie a la Vía Láctea.

A través del estudio se pudo determinar el número de galaxias que la conformaron en el pasado. Gracias a esto se descubrió cómo la galaxia que habitamos fue producto de cinco galaxias, las cuales fueron devoradas mientras la actual se formaba. A raíz de lo cual surgieron posteriormente nuevos planetas.