El mal aliento crónico, que a veces se denomina halitosis, suele ser un signo de mala higiene dental o de sequedad de boca. También puede ser un signo de una enfermedad bucal más grave o de una enfermedad en otra parte del cuerpo, como el reflujo gástrico, la diabetes, la enfermedad renal y la enfermedad hepática.

Causas del mal aliento

Existen muchas causas diferentes del mal aliento, las cuales se mencionarán a continuación:

Mala higiene

Esta es la causa más común del mal aliento. Cuando las partículas de comida se atascan entre los dientes o en cualquier otra parte de la boca, se descomponen por las bacterias que crecen allí. Ese proceso libera un olor fétido.

Las bacterias también pueden causar caries y enfermedades de las encías. Cepillarse los dientes y la lengua y usar el hilo dental ayudan a eliminar los residuos de comida y a controlar las bacterias.

Boca seca

La saliva ayuda a lavar la boca, así que si tu cuerpo no está produciendo suficiente saliva, tu aliento puede oler mal. Fumar puede causar sequedad de boca y también aumenta la posibilidad de enfermedades de las encías. Ciertos medicamentos pueden causar que su boca esté seca.

Diabetes

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades de las encías, y éstas pueden dificultar el control de la diabetes porque pueden aumentar el nivel de azúcar en la sangre.

Enfermedad hepática o renal

Puede provocar mal aliento debido al olor de sustancias tóxicas que se filtrarían del cuerpo si los riñones o el hígado funcionaran correctamente.