El esguince de tobillo es un desgarro generalmente de los ligamentos, el cual se considera como tejido elástico que resiste y conecta los huesos entre sí, dentro del tobillo. Los ligamentos en el tobillo son varios, y alguno de ellos puede lesionarse, generalmente esto ocurre por torceduras, cuando el mismo rota hacia afuera y la planta del pie de invierte rotando hacia el otro lado.

Generalmente ciertos tipos de calzado como zapatos altos, y la forma de caminar puede hacer que el tobillo rote respecto al pie y aumenta la posibilidad de la torcedura.

Síntomas del esguince de tobillo

El esguince puede ser grave dependiendo del desgarro de los ligamentos, ya que un esguince leve ocurre cuando el ligamento se estira, pero no sé desgarra, y el pie queda con ese historial y está susceptible a que sufra un esguince mayor.

El esguince moderado sucede cuando los ligamentos se desgarran con moderación, o parcialmente, y es común que el pie sufra hematomas o inflamación. El esguince grave sucede cuando los ligamentos se desgarran en su totalidad y genera hemorragias debajo de la piel, y el tobillo no logra sostener el peso de la persona.

Tratamiento

Se debe realizar una radiografía para determinar la presencia de rotura de ligamentos y ver si el hueso está facturado, estos esguinces de tratan envolviendo el tobillo en un vendaje elástico, además se debe inmovilizar el músculo, en caso graves se debe operar para la reconstrucción de los ligamentos del tobillo.