Las plantas vasculares son aquellas que tienen tejidos formados por vasos, y a este grupo pertenecen las pteridofitas, que no poseen semillas como los famosos helechos, las fanerógamas que, si tienen semilla, y dentro de esta familia se encuentran los angiospermas y los gimnospermas.

Las plantas fanerógamas tienen además tejidos importantes que forman raíces, hojas y tallos, lo que permite que el grupo pueda adaptarse a la vida y el ecosistema.

Los tejidos en las plantas vasculares

Los tejidos se conocen como tejidos vasculares, que son un grupo de vasos por donde el agua se traslada, al igual que sales y sustancias minerales para que se pueda producir la fotosíntesis. Muchas veces la savia que se transporta por medio de estos vasos, recorre dos tipos que son el dilema que lleva las sales minerales y agua de la raíz a las hojas, y el floema que traslada nutrientes que se fabrican durante la fotosíntesis.

Las plantas con semilla o mejor conocidas como fanerógamas se adaptan correctamente al medio silvestre y el proceso en el cual la semilla pasa a ser una nueva planta se conoce como germinación.

La semilla

Se considera a la semilla como un embrión de la planta, y recibe un recubrimiento que le permite recibir fuertes temperaturas y climas desfavorables, además esto indica que los grupos de plantas con semilla han sobrevivido mayor cantidad de años que las que no poseen, la semilla de muestre con sustancias que están en reserva dentro de la misma.