Los problemas de equilibrio son la incapacidad de mantenerse erguido y moverse con confianza. Ocurren cuando no puedes controlar la posición de tu cuerpo o te sientes inestable.

La sensación puede ocurrir cuando te mueves o te quedas quieto. A menudo implican mareos o vértigo (una sensación de giro o caída), además de visión borrosa y problemas de coordinación.

Los problemas de equilibrio son un síntoma común de muchas afecciones médicas diferentes. Muchos de estos trastornos no requieren tratamiento médico. Pero si tiene problemas de equilibrio, debe consultar a un médico para descartar problemas de salud graves, como un derrame cerebral o un tumor.

Causas de los problemas de equilibrio

Los problemas en el oído interno pueden causar problemas de equilibrio. Las alteraciones de los sistemas del cuerpo que ayudan a mantener el equilibrio también pueden causarlos.

Los problemas de equilibrio son más comunes a medida que las personas envejecen porque tienen más problemas de salud en general y a medida que envejecemos nuestro sistema de equilibrio cambia. Sin embargo, es importante que consulte a un médico si experimenta este síntoma.

En casos poco frecuentes, las afecciones graves, como un tumor o un derrame cerebral, pueden provocar este síntoma. Por lo tanto, en ocasiones la atención médica puede ser requerida de forma inmediata.

Causas más comunes

Las causas comunes de estos problemas incluyen problemas de circulación como la presión arterial alta o baja, lesiones a nivel del cuello o cabeza y algunos tipos de infecciones.