Vitíligo, una carga emocional que afecta la autoestima

Las enfermedades cutáneas no solo afectan el cuerpo sino también las emociones, y un ejemplo claro de ello es la afección del vitíligo, que además de su impacto en la piel, repercute en la autoestima, acarreando una serie de consecuencias psicológicas si no se trata a tiempo.

El vitíligo causa manchas blancas en varias zonas del cuerpo, que aparecen en las manos, brazos, rostro, piernas, e incluso los genitales.

¿Por qué surge esta enfermedad de la piel?

Este padecimiento surge tras perder las células productoras de melanina, es decir, las responsables de proporcionarle color a la piel.

Además, esta afección cutánea puede aparecer en la infancia o antes de cumplir los 40 años. Generalmente es benigna y aunque existe una variedad de tratamientos, afecta psicológicamente la autoestima.

Por ello, la profesora y dermatóloga Rosa María Ponce Olivera, señala que quienes la padecen deben protegerse de la exposición solar para reducir su avance.

¿Cómo el vitíligo disminuye la autoestima?

Las personas con vitíligo pasan por un proceso emocional, pues la frustración, estrés y el cambio en su apariencia física, les causa un fuerte impacto.

De hecho, la dermatóloga Ponce Olivera describe que la baja autoestima es una de las consecuencias más comunes de dicha enfermedad.

Esto implica que los pacientes se sienten rechazados por la sociedad, suelen aislarse del resto de las personas y pierden el apetito.

Olivera también destaca que una manera de afrontar el vitíligo, es acudiendo a especialistas que ayuden a identificar todas estas emociones negativas.

Finalmente, la dermatóloga resalta la importancia de establecer un tratamiento adecuado para sobrellevar la enfermedad y desenvolverse con normalidad entre los demás.